Inquisiciones

gran_religiones

DESCONFÍO de las religiones implicadas en conceptos sociales de castas o de tribus. Me escalofrían las teocracias y los regímenes levíticos. Detesto las religiones incompatibles, las poseedoras de la verdad total, las excluyentes, las que imponen -a la fuerza si es preciso- su teología. Porque pienso que acaban por hacer de su Dios un objeto manejado por ellas; administrado por los ministros de su culto; utilizado según su conveniencia; empleado como bandera, como grito de guerra, como amenaza y anatema, como justificación de expolios y desmanes. Es decir, acaban por convertir a Dios en lo contrario de lo que es si es. La Historia de la Humanidad está llena de ejemplos. En la de España los hemos padecido permanentemente: somos un país con particular proclividad al «Santiago y cierra España», a creer que Dios reinará aquí «con más veneración que en otras partes», a mezclar con nuestras miserias la corte celestial y las manos de santos, a usar con la misma finalidad aniquiladora la espada que la cruz. A confundir, en definitiva, el culo con las témporas.

Antonio Gala

Deja un comentario