Haiti,mon amour

Haiti,mon amour

LA INJUSTICIA, para ser por completo negativa, ha de afirmarse con un golpe de gracia, aunque no sea sólo el hombre -flatus vocis- quien intervenga. Ésa es la artificial explicación del caótico y horroroso terremoto en Haití. Fue La Española, no sometida entonces ni a USA ni a la República Dominicana. Haití fue la primera nación americana en abolir la esclavitud y la primera en proclamar su independencia. La más gallarda y la más pisoteada hasta por su siamesa, a quien sirve de doméstica: hablo de sus hermanos libres, sometidos a veces por quienes se someten al dinero, que ahora tendrían que devolver; hablo de la nobleza en apariencia esclavizada. Creo que es la única ocasión en el mundo en que se ve una tan pordiosera dignidad bien erguida. Este seísmo es la última maldad de la naturaleza… Recuerdo cruzar el Río Grande y encontrarme con sus violetas, sus azules, su sonrisa, su elegante resignación, su infinita pobreza y su altivez a pesar de todo… Nada le debe a nadie. Ojalá el hombre, sea de donde sea, comprenda y aprenda y ayude. Yo te amo, Haití.

Antonio Gala/elmundo.es

Deja un comentario