El colesterol de la Mona Lisa

3Leonardo-Da-Vinci-Mona-Lisa-_La-Gioconda_

Un médico italiano ha «diagnosticado» a los protagonistas de algunas de las obras más famosas de los maestros de la pintura, desde Boticelli a Velázquez. Así, la expresión de la Gioconda se debería… a un exceso de grasas.

    A lo largo de los siglos, cualificados expertos de todas las ramas han aventurado sus hipótesis sobre los escasos centrímetros cuadrados de lienzo que más libros han llenado: una amante cómplice, una modelo encinta, un secreto compartido, una tristeza oculta tras una aparente tranquilidad… Parece, si hacemos caso a las conclusiones de Tito Franco, que el misterio de la expresión de la «Mona Lisa» escondía una solución bastante más mundana: exceso de colesterol.
    Así, al menos, lo cree este médico italiano, tal y como recoge el diario inglés «The Times». Franco asegura haber descubierto signos de distintas patologías en cuadros como «Las Meninas», de Velázquez, y la propia «Gioconda», de Leonardo da Vinci. ¿En qué se basa? En el caso de la enigmática joven renacentista, habría síntomas de xantelasma alrededor de su ojo izquierdo.
    La xantelasma consiste en pequeños tumores benignos o levantamientos grasos situados alrededor de los párpados. Además, en sus manos, cruzadas con delicadeza sobre su cintura, vislumbra lipomas subcutáneos, otro tipo de tumores benignos. En ambos casos, la causa está relacionada con el exceso de colesterol.

    larazondigital/cultura

    Deja un comentario