Bienvenido a los 60

Bienvenido a los 60

Es común en estos tiempos de crisis hablar de la crisis. Iba a hacerme la manicura francesa, pero me quedo como estoy por la crisis; iba a hacer como propósito de año nuevo ser una mejor persona, pero me quedo como estoy y sigo sin pagar mis impuestos. En las empresas la cosa está complicada: cuentan los bolígrafos, ya no traen gomas de borrar con olor a nata, este año en vez de jamón dan un CD de Nana Mouskouri. Vendemos menos, pagan tarde y mal, y los jefes están muy nerviosos. Este último punto llama mucho la atención. Son muchos los que han notado que, en tiempos de crisis, los gestores de sus empresas no han sabido bien qué hacer, han llegado las dudas, la precipitación y hasta el pánico. Y no es culpa del que está allí tomando decisiones, que a lo mejor nunca tuvo la ocasión de vivir de cerca una crisis. Quizás sean demasiado jóvenes como para tener la experiencia necesaria, o quizás sencillamente nunca vivieron una crisis porque nunca hubo una durante su vida laboral. Y, en estos tiempos de zozobra y tensión, se echan de menos el aplomo y la experiencia de quien no siempre trabajó con el viento en popa. Hace poco conocí a un consultor con mucha experiencia que se dedica a guiar ejecutivos perdidos en medio de la crisis. No es consultor porque lo diga un papel, sino porque tiene la experiencia suficiente. Inspira la confianza que uno necesita por una razón muy sencilla: tiene 65 años, la energía y el contacto con la realidad de un tipo de 35 y la capacidad de trabajo de una compañía de paracaidistas. Su familia le pregunta por qué sigue trabajando, si no lo necesita. Y él contesta que por dos razones. Primero, porque quiere seguir en contacto con la vida real, aunque ésta no le guste. Segundo, porque cree que tiene el deber de ayudar a los más jóvenes a capear un temporal para el que no están preparados. Y una piensa lo muchísimo que nos perdemos por no tener en las empresas más gente de más de sesenta. Qué desperdicio. Y qué tontuna más grande.

Maria Jose Navarro/larazon.es

Deja un comentario