Apocalipticos

Apocalipticos

Una derrota del Real Madrid, un partido perdido, cualquier encuentro, incluso un amistoso, es como la madre de todos los desastres, una exageración; despierta sospechas como para escribir un libro, de vida corta, como de una semana, eso sí, hasta la próxima victoria.
El triunfo del Athletic en San Mamés –dos disparos, un gol– ha dejado tocados a Florentino, a Valdano, a Pellegrini, a Kaká, a Cristiano Ronaldo, a Benzema y a toda la plantilla, utilleros inclusive. Y no valen paños calientes ni frases grandilocuentes como aquellas que pronunciaba el Che Guevara durante el recuento de bajas: «No se vive celebrando victorias sino superando derrotas». Claro, él no se vio con el Barcelona cinco puntos por delante. O esta otra: «Derrota tras derrota, hasta la victoria final». Che,  que en el Madrid no hay tiempo. Que el Madrid de la segunda galaxia no puede pisar «el lado oscuro de la fuerza» ni de visita, porque se le exigen los títulos antes del comienzo de los campeonatos.
El 1-0 de Bilbao ha desatado un apocalipsis de tal magnitud que propugna, más o menos, la destitución del entrenador –seis meses en el cargo y con posibilidades casi intactas de ganar un par de títulos–, el despido del director general, la venta de Kaká, Marcelo, Lass y, si me apuran, Benzema y Cristiano Ronaldo; hacer una limpieza a fondo en el plantel e intensificar las negociaciones con Ribéry, Silva, Cesc, Agüero, Villa, Canales y Filipe Luis. Sin dilación. Y las «guevarinas», para el Che.  Tampoco es consuelo lo que dijo José de San Martín: «Una derrota peleada vale más que una victoria casual». El Madrid peleó en Bilbao y perdió; lo peor fue el 4-0 del Barça al Sevilla: el quid de la cuestión.

Julian Redondo/larazon digital.es

Deja un comentario