Sobre y bajo Arco

Williams Robert
Williams Robert

NINGUN arte está hoy en su cima. El mañana es quien deberá probarlo. Pero el de la plástica, tan misterioso, es el de los peor situados… Ignoro si algún pintor o escultor tiene el don de las alturas, y no me atrevo a afirmarlo ni a negarlo, aunque tenga mis personales fruiciones. Pero me quedo sobrecogido ante la obra de jóvenes, circunspectos y ensimismados, pletóricos de un insuperable aburrimiento. Y de aquellos otros, violentos, que quieren sorprendernos a cualquier precio para convencerse de que están vivos. El don es tan difícil de ocultar como de ser imitado. La originalidad en el arte no quiere decir nada si no se apoya en la verdad, en la vida, en la sinceridad consigo mismo y en la generosidad, tan recibida como dada: en mi Fundación tengo la prueba. La originalidad, cuando es perseguida, huele a rancio. El creador es siempre designado por un índice que no es el suyo. La vida sin lógica no suele llegar lejos; la lógica sin el talento innato no llega a ningún sitio. En ello estamos. Más delicado es no poner ejemplos. Pero la exaltación del barro no nos invade.

Antonio Gala

Deja un comentario