Por siempre Barcelona

LIONELMESSIBARCELONA01

2009, Londres, Stamford Bridge, minuto 93 Chelsea 1-0 Barcelona; Alves trepa la enredadera por banda derecha, tira un centro impaciente, le cae a Eto’o, rebota en Messi, que toca y mira con el rabillo del ojo a Iniesta apareciendo por el interior, pálido y lánguido le pega. El balón lleva un efecto hacia afuera, Cech no puede detenerlo. A partir de ahí como dice Andrés Iniesta: “todo se vuelve borroso. No se escucha nada. Gente corriendo y saltando alrededor…”. Se abre un hoyo en el estadio que se traga al Chelsea. Años después los futbolistas del Barcelona cerrarán los ojos y seguirán mirando Stamford Bridge.

Este gol los lanzó a la eternidad. Nada de lo que hoy está pasando hubiera existido, si esa pelota se retrasa, o aquella bota llega tarde a la jugada. De ese espacio en sentido funcional, nació el mejor equipo de la historia. Centímetros, segundos, trayectorias; un balón llamado destino. Aquel momento es sin dudarlo, uno de los más importantes en la vida del futbol. La verdadera magia del Barcelona consistió en hacer época con tan sólo un instante. Extender ese momento durante cada torneo y partido, jugar en su tiempo. Con el futuro, vendrán equipos y jugadores quizá mejores o similares, aún así, la temporada hexagonal del Barsa no alcanzará replica jamás.

El futbol no tiene la culpa, alguien llegará tarde a otra jugada, lloverá, o al pase le faltará un centímetro. Son tantos los detalles que conspiran para evitar la perfección, que ésta no se repite nunca. Al final del año, Iniesta, cómplice de aquella estrella dice: “el día después, se tiene que preparar ahora, en el presente”. Él, junto a cualquier cosa que pueda volver a ganar el Barcelona, serán un momento de nuestro pasado. Gracias Andrés.

Jose Rmon Fermandez G. de Quevedo/mileniodiario

Deja un comentario