Atenta peticion de milagrito

53-guadalupe1

Señores cardenales y obispos y demás prelados: atentamente les solicito, como todos los años, que me hagan un milagrito que consiste en lo que a continuación expongo.

Aprovechando el amor a la Virgen de Guadalupe, y utilizando el respeto del que ustedes disfrutan el 12 de diciembre, día en que al compatriotaje se le ablanda el alma colectivamente, y parece dispuesto a escuchar y arrepentirse sin enojarse demasiado ¿no estaría bien que le ordenasen a su grey que ya no truenen cohetones para manifestarle amor a la supracitada Virgen?

¿No sería bueno que le explicaran a sus fieles que la Virgencita Morena no lleva un cuadernito en el que anota, por ejemplo, “Tronaron 40 cohetones en la Gustavo A. Madero” ni tampoco en consecuencia “Hacerle un milagrito a la Gustavo A. Madero”?

¿Que les dijeran que a La Gualupita no le gustan los cohetones, pues es una niña muy linda y muy buena que quiere vivir en paz, sino que más bien le molesta que los cohetones la distraigan de sus oraciones, y que anden despertando a los bebés, perturbando a los viejitos y sacando de sus casillas a los escritores neuróticos?

¿Que les dijeran a los que echan cohetones que la Niña Linda no sólo no les va a hacer su milagrito, sino que les va a mandar una enfermedad horrible?

¿Que les dijeran que a la Guadalupana no le gustan los cohetes porque hacen calentamiento global y contaminan mucho y al día siguiente no se puede respirar de tanta pólvora hedionda, ni se pueden ver los cerros, incluído el cerro que ella eligió, que es el del Tepeyac? (Que en realidad es un cerrito que mide 40 metros, por lo que de todos modos no se vería, pero ustedes no tienen por qué decir eso.)

¿Que les dijeran que lo que le gusta a su Madrecita Buena es que sus hijos vivan su religión calladitos, en adecuada introspección, sin andar armando alborotos ni llamando la atención de nadie, y mucho menos de la prensa?

¿Y que la madre de Dios ya sabe cómo és, y tan bien lo sabe que hasta se autorretrató, y que por lo tanto no necesita que los fieles le anden llevando a su Basílica sus propios retratos, ni estatuas, ni videos, ni nada?

¿Y qué a la Morenita Santa en realidad no tiene por qué gustarle que César Costa se ponga frente a ella y se ponga de igualado en vivo y en cadena nacional cantándole la balada Tus ojos, y mucho menos que luego le guiñe uno de los suyos, lo que pone celoso al señor San José?

¿Y qué a la Deípara lo que le gusta es la música sacra, y en especial la de Monteverdi, y no la música de mariachi que, francamente, no sólo le resulta extraña, sino que le parece muy desagradable a causa de esos trompetazos que son como cohetones de latón?

Y ya entrados en gastos, ¿no les pueden decir a sus fieles que la Señora del Tepeyac no va a querer más, ni va a perdonar más, ni va a hacerle más milagros a sus hijitos porque andan caminando de rodillas dejando un batidero de sangre por las calles?

¿Y que les digan que nunca se ha sabido que la Reina de México anote en su cuadernito, por ejemplo, “El arrepentimiento de Froylán Badillo parece sincero, pues se echó de rodillas toda la Calzada de los Misterios”?

¿Y que a la Emperatriz de América no le gusta tener que anotar en su cuadernito “Conseguirle una silla de ruedas a Froylán Badillo, que se pescó una gangrena por caminar de rodillas para pedirme perdón por haberse madreado a la Sra. Badillo”?

¿Y que tampoco le gustará anotar “Hacerle a la Sra. Badillo el milagrito de hacer que alguien atropelle a Froylán Badillo frente a la Cabeza de Juárez, cosa que solicitó con devoción mientras se echaba cincuenta rosarios”?

Gracias.

Guillermo Sheridan/mileniodiario

Deja un comentario