un chiste de gallegos

Robaron una joyeria en el pueblo. El  dueño era el presidente municipal. Las instrucciones para los detectives eran las siguientes: Tenian que encontrar “al, o a los responsables en 24 horasgallego. Los dos detectives de turno, a sabiendas de  que no habia ninguna prueba contundente, decidieron agarrar a un chivo expiatorio que fuera responsable de tal evento. En medio de los comentarios, vieron que pasaba un gallego con su boina. Cejijunto, barbicerrado, coñodiciente y algo encabronado por delante de la puerta de la joyeria. Lo agarran y le dicen que el es el culpable de tal infamia. Lo llevan a la comisaria, a la sala de tortura. Uno de los instrumentos de tortura era una tina llena de agua. Sin perder tiempo, uno de los detectives lo agarra por la parte de atras del cuello, le mete la cabeza un buen rato en la tina diciendole .-¿Donde estan las joyas,cabron?,.- No se , dejame ver….¡No cabron, dime donde estan!, al siguiente empujon en la tina, se voltea el gallego y le dice : Mire señor, mejor buscate otro buzo, porque no las veo por ningun sitio……

Deja un comentario