Mas leña al fuego

juarez

EXCLUSIVA | Por la muerte de ocho mujeres en Campo Algodonero

El Gobierno mexicano, condenado por ‘feminicidio’ en Ciudad Juárez

El Gobierno mexicano es responsable de las muertes de ocho mujeres en Ciudad Juárez, las víctimas del caso conocido como del Campo Algodonero.

La Corte Iberoamericana ha dictado sentencia a favor de las víctimas, según ha anunciado Emilio Ginés, el abogado de las familias de las ocho mujeres asesinadas en noviembre de 2001.

La decisión judicial, sobre la que no cabe recurso, acepta la petición de los letrados, que culpan al Estado mexicano de ‘feminicidio’. La reclamación presentada ante la Corte Iberoamericana, con sede en Chile, responsabilizaba al Estado por “la falta de una investigación adecuada”.

Primera sentencia condenatoria

Desde 1993, han muerto 480 mujeres en esta ciudad fronteriza mexicana y jamás ha habido una sentencia condenatoria. Esta es la primera.

El juicio se celebró el 27 de abril en Santiago de Chile, donde tiene la sede la Corte Iberamericana de Derechos Humanos. El abogado español Emilio Ginés se encargó del caso, junto con la abogada mexicana Karla Micheel Salas.

Días antes del juicio, la letrada explicaba los motivos por los que habían decidio acusar al Estado mexicano por el asesinato de las ocho mujeres del Campo Algodonero. «Falta de prevención y de atención a lo que viene sucediendo desde hace demasiado tiempo». El tribunal les ha dado la razón.

En Ciudad Juárez, en cuyas maquilas trabajan cientos de mujeres llegadas de todo el país, la delincuencia campa a sus anchas. Amparados en el narcotráfico, los delincuentes abusan de todo aquello que les apetece. Como las mujeres, a las que secuestran, torturan y violan con total impunidad.

«La desprotección llega a todas las estructuras sociales», denunciaba Ginés pocos días ante partir hacia Chile para asistir al juicio. Y añadía que esa falta de implicación de las autoridades dan impunidad al crimen. Desde hace casi una década. Porque el Gobierno mexicano ha sido incapaz de encontrar a un solo culpable. Y ahora es el que debe dar explicaciones.

Deja un comentario