La dimension desconocida

La inmaculada percepción

Vianey Esquinca

inmaculada

Cada vez que se escuchan noticias sobre el trabajado legislativo de los diputados, los ciudadanos no dejan de preguntarse, ¿exactamente de qué planeta son estos individuos que ocupan 500 curules en la Cámara baja? ¿Quién los inventó? ¿Son producto de la imaginación de Alfred Hitchcock, Stephen King o Rod Serling? ¿Son acaso parte de algún experimento de seres superiores que están poniendo a prueba la paciencia de los mexicanos? Así que la Inmaculada, los expertos del Centro de Estudios Paranormales “Tim Burton” y estudiantes de la Universidad Interamericana para el Desarrollo, campus Tlalnepantla, se dieron a la tarea de descubrir qué pasaba en el recinto de San Lázaro.

El reporte de los resultados fue muy revelador: “Estamos viajando hacia a una dimensión distinta a la del mundo de la visión y del sonido, el reino sorprendente de la imaginación donde todo es posible: la dimensión desconocida de la Cámara de Diputados, un lugar donde el terror y la ciencia ficción se mezclan con la fantasía, el poder, los intereses y la incapacidad.”

De acuerdo con esta seria investigación, la dimensión podría haberse fabricado gracias a un ritual en el que se mezclaron una güija hecha con madera de un árbol del rancho de Vicente Fox, tres pelos de la barba de Diego Fernández de Ceballos, y sangre de un chiste sangrón de Ernesto Zedillo, todo unido a las doce de la noche de un reloj parlamentario. Mientras unos participantes entonaban un corrido revolucionario, otros gritaban: “Es un honor estar con Obrador” y, unos más, cantaban: “Desde el cielo una hermosa mañana, la Guadalupana, la Guadalupana”.

El resultado de ese aquelarre fue un lugar donde el tiempo es una materia elástica en la que se puede detener su curso normal para justificar trabajos retrasados y después cacaraquear que se sacó “en tiempo y forma” un Presupuesto de Egresos más feo que una operación estética con Valentina de Albornoz. Los investigadores descubrieron, además, que algunos diputados están tratando de vender la patente de ese “reloj parlamentario” tanto a conocidas casas relojeras como Patek Philippe y Omega como a los revendedores de Tepito.

En la Cámara de Diputados también se ubica una sucursal de La Zona del Silencio lo cual explica por qué cuando se les pide a los legisladores que justifiquen el porqué o cómo aprobaron una polémica ley, todos guardan silencio. Incluso hablan de que el recinto está embrujado y lleno de alushes, chaneques, tepocatas y chupacabras puesto que los impuestos se aprueban solos.

En lo profundo de esta dimensión existen los No-muertos, seres espeluznantes que deambulan sin voluntad propia, solamente balbuceando “en el mismo sentido que mis compañeros de bancada” o “lo que diga mi coordinador”. También se da el fenómeno de la usurpación de cuerpos, en el que se dice que varios diputados son poseídos por ánimas del más allá… de sus estados, para recibir instrucciones de los Enrique Peña Nieto, Fidel Herrera, o Marcelo Ebrard. Así, mientras la gente normal piensa que los diputados se están durmiendo, en realidad están en pleno ritual de posesión.

Los investigadores quedaron sorprendidos con un fenómeno muy extraño, el cambio de sexo. Se vieron a diputadas desaparecer y materializarse en diputados varones, de apellidos influyentes. Este fenómeno llamado juanitización, se caracteriza por emerger de lo oscurito con un espantoso tufo a suciedad y corrupción.

Han existido verdaderos aventureros que se han arriesgado, adentrándose a este portal de la dimensión desconocida, con ánimos de exorcizarlo, pero su alma es absorbida y al poco tiempo se dedican a levantar la mano para obtener viáticos interesantes o pagos extraordinarios.

Por todas estas características, el director de cine, Steven Spielberg, buscó a la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados para hacer una película de ciencia-ficción, pero para no variar los diputados no se pusieron de acuerdo, le cambiaron el guión por un argumento de los hermanos Almada y la superproducción terminó como refrito de telenovela del Canal de las Estrellas

excelsior.com

Deja un comentario