Israel en el 2020

estrella

ISRAEL 2020

(Artículo copiado de Wikipedia el 12 de marzo de 2020.)
El Nuevo Israel empezó a conformarse en 2010, cuando el judío Estado lanzó una bomba atómica sobre la Franja de Gaza, convirtiéndola en lo que hoy se conoce como el Borrón de Gaza.

En el año 2012, Israel puso en marcha su Plan Resbalah, según el cual todos los palestinos debían morir accidentalmente resbalando en la bañera. Miles de ciudadanos árabes se desnucaron en los meses subsiguientes. Pasado un año, sólo permanecían con vida mujeres árabes jóvenes y atractivas, que morirían en los meses posteriores por un exceso de orgasmos en condiciones aún no aclaradas.

El presidente de la Unión Europea denunció con firmeza el Plan Resbalah en su célebre frase: “Uy, los judíos, yo no sé si…” Esta durísima sentencia, que pasaría a los libros de Historia, ilustra a la perfección las tensas relaciones entre Europa y el Estado de Israel.

En 2014, las autoridades judías decidieron, contra todo pronóstico, que la tierra prometida no estaba en los territorios palestinos sino en Monforte de Lemos (Lugo), lo que provocó que millones de judíos procedentes de todo el mundo se instalaran allí con la consiguiente subida en el precio de los alquileres y las armas de fuego.

En un principio, los lugareños lucharon por mantener sus costumbres, pero les pudo el carácter gallego, tan poco propenso a los conflictos, y acabaron por cambiar de bando. Este hecho quedó de manifiesto el llamado Día del Descapulle, donde miles de gallegos se arrancaron la piel del prepucio a mordiscos.

En 2018, el Mossad, considerado el mejor servicio de inteligencia del mundo, llegó a ser tan bueno que, de tanto investigar, descubrió que Dios no existía. Esto supuso una grave crisis en la comunidad judía, que dudó largamente entre mantener la fe en Dios o creer a su servicio de inteligencia. Finalmente, pudo el Mossad, lo que hizo que los judíos dieran la espalda a Dios y abrazaran el Principio de Incertidumbre.

En unas polémicas declaraciones, el Primer Ministro francés dijo que rezar al Principio de Incertidumbre además de esnob era estúpido, lo que provocó que Israel le acusara de antisemita. Las autoridades francesas alegaron que, si no hay judíos, uno no puede ser antisemita, a lo que el Primer Ministro israelí, desairado, respondió con un boicot a todos los productos franceses, incluyendo las mamadas. Miles de putas israelíes perdieron su trabajo.

Hoy el pueblo judío sigue siendo una de las etnias más queridas en el mundo junto a los gitanos rumanos.

mimesacojea.com

Deja un comentario