El loco de la colina

siluetas

Los cuerpos se hicieron para amarlos y para acariciarlos. Las bocas para besar y ser besadas. Los ojos para expresar el deseo, la ternura, el amor. Los labios para pronunciar palabras de amigo, de amante.

Los oídos para escucharlas y deleitarse con su música. Los pies para caminar en busca del placer, del gozo, de la felicidad. Las manos para estrecharse, para dar las caricias que esperan y desean los cuerpos.

El corazón para sentir todas las sensaciones, todos los sentimientos que nacen y mueren con el amor. La noche se hizo para ser el amoroso campo donde el deseo libra sus batallas.
La luna y las estrellas para ser testigos mudos del amor y sus juegos. Todo está preparado, dentro y fuera de ti, para que te lances y goces.

Deja un comentario