Comer mierda con cuchara o tenedor

Come-mierda-PosteresNo voy a referirme a los que mi amigo cubano llama comemierdas, que son algo así como los gilipollas, ni a lo que hacen algunos medio locos cuando nos volvemos locos y medio y nos da por comer unga y ni siquiera a los que disfrutan del scat como refinados gourmets. No, me referiré exactamente a los que han hecho de la alimentación diaria una coprofagia sistemática en busca del manantial de la eterna juventud y la salud vitalicia.

La motivación me surgió cuando ayer en el bar de la esquina escuché a una señora pidiendo un café descafeinado, cortado con leche desnatada y sacarina para endulzar, que no digo que esté mal, sino que para una tacita de nada que iba a beberse sin tantos daños colaterales, bien pudo no amargarle el día al camarero con tantas especificaciones.

Pensé en los que se hartan de la llamada comida basura (algo así como la programación de Tele 5 en versión gastronómica) y en los que propugnan otros tipos de alimentación sana y también en los que nos meten en el coco un montón de información que está por comprobar, para que consumamos lo que venden casi siempre a precios altos o producir lo que nos inducen a que consumamos.

En casa la abuela siempre insiste en que beba leche de vaca, “que es buena para la salud”, y aunque no he visto a ningún mamífero adulto que la beba, y menos proveniente de otra especie, lo hago para que me deje tranquilo, pero suponía que se refería a leche “leche” y no a un líquido blanco que contiene, según sus productores, leche a la que han quitado su grasa para añadirle otras extrañas a ella, además de proteínas, calcio, fósforo y vitaminas, que no sabe a leche y que desde luego no es leche.

Voy entonces a prepararme un bocata y encuentro que el pan no es el pan de siempre sino que tiene fibra añadida y bajo contenido en grasa y sal, al zumo le han agregado calcio y vitamina C y le han quitado el azúcar para ponerle fibra. La mantequilla es sin sal, pero le han añadido vitaminas y la leche ha sido desnatada, el café es descafeinado, el yogur es desnatado, 0% grasa y 0% azúcar. Seguí en mi tarea de exploración de la nevera y aledaños y encontré en muchos botes y bolsas los correspondientes conservantes, refrigerantes, espesantes, emulgentes, aromatizantes y edulcorantes. ¡Cuanta mierda para intentar vivir unos añitos más, que nadie ha demostrado que así sea! ¡Tan fácil que es comer las cosas que la naturaleza nos da tal cual!

Temeroso de ser abducido después de comer algo de eso y sin pensar en los fertilizantes, insecticidas, clonaciones o la transgenicidad que pudiera tener, tomé una manzana y me fui a hacer otras cosas.

Deja un comentario