¡Aguas!

crisis-financiera

¿Nueva crisis mundial en puerta?

La formación de una nueva burbuja económica global es el fantasma que recorre hoy los despachos oficiales y los análisis económicos. Los Nobel de Economía Paul Krugman y Joseph Stigliz la temen, el analista estrella de la firma RGE Nouriel Roubin opina que es un riesgo palpable y los gobiernos se persignan en silencio para que no vuelva a ocurrir.” Así afirma la cadena BBC en un análisis desde Londres publicado ayer, al dar cuenta que “los mercados financieros están otra vez de fiesta”, por lo que se teme una nueva crisis cuyo estallido “puede ser peor que en 2008”.

Desde marzo, “los mercados de valores y acciones no han dejado de subir, el precio del oro está en su zenit, el del petróleo se ha reubicado en unos 80 dólares mientras se multiplica el intercambio de derivados y otros instrumentos de alto riesgo. Hasta el mercado de la vivienda, cuna de la crisis de 2008, muestra una clara mejoría”.

La BBC cita también a Gillian Tett —una de las pocas periodistas que alertó sobre la pasada burbuja financiera—, del Financial Times: “Según un veterano del mundo financiero, la actividad especulativa se extiende a todo el frente financiero: bonos, mercados emergentes, commodities, propiedades. Este veterano se preguntaba si no era posible que la crisis de 2008 fuera un simple globo de ensayo de la que se viene ahora”.

“¿Pájaros de mal agüero o experimentados observadores que han visto demasiadas veces el mismo espectáculo?”, añade la BBC, que se abre a varios escenarios.

El optimista: la euforia puede indicar que el mundo ha salido de la parálisis que siguió al derrumbe de Lehman Brothers.

Pesimista o realista: el escenario actual tiene los ingredientes de toda burbuja. El crack del 29 es un ejemplo de los peligros enceguecedores del optimismo. Un año después de la brutal caída de las acciones en octubre de 1929, la euforia volvió a los mercados, que recuperaron 80% de los valores bursátiles. Poco después el valor de las acciones volvió a caer y en 1932 ocurrió el derrumbe. Los inversores perdieron hasta la ropa y la economía se hundió en un pantano. “Y lo único que salió de ese segundo capítulo de la crisis fue la II Guerra Mundial”, recordó la BBC.

Articulo de Irene selser/mileniodiario

Deja un comentario