Siempre supe que los árboles escribían, que los riachuelos arrastraban páginas de una historia,

Toda una vida dentro de todo, Un movimiento expéctácular  de algo ajeno a un susurro, la vida pasa sin consecuencias, la voz que anda dentro, y los pasos tranquilos de tus pies descalzos hacen de esta vida un lugar más tranquilo, con nubes de terciopelo y un beso nocturno y el nacimiento de una nueva sonrisa..

JAP

Catecismo Legionario

Resultado de imagen para Catecismo Legionario

Catecismo Legionario.
Índice General.
Capítulo I Iniciación.
Derechos del Hermano.
Obligaciones del estudiante.
Primeros tocamientos.
Sumisión.
Roles nocturnos.
Capítulo II Temas Selectos.
Consolación y rosario.
Ocultamiento de pruebas forenses.
Redes de poder.
Cuentas por cobrar y finanzas.
Capítulo III Consagración.
De víctima a victimario.
El camino del P. Maciel (Opcional)
Manejo legal de demandas.
Resiliencia y cinismo pragmático.
Banca mundial y paraísos fiscales.

Aquella casa

Se llama Villa Alegría y en ella pasé recién nacido el primer verano de mi vida

Efectos de la borrasca Gloria en Almenara (Castellón).
Efectos de la borrasca Gloria en Almenara (Castellón). DOMENECH CASTELLÓ EFE

 

La casa está en primera línea de playa, a pocos metros de la orilla. También esta vez ha resistido el terrible zarpazo de la borrasca Gloria, como lo ha hecho durante más de un siglo frente a la violencia de toda clase de tormentas y temporales. Si ha permanecido imbatible ha sido gracias a su sencillez y humildad, de la que deriva su increíble fortaleza. Mucho antes de que Mies van der Rohe dictaminara que en arquitectura menos es más, esta casa de antiguos pescadores ya había asumido esa verdad incontestable. Se llama Villa Alegría y en ella pasé recién nacido el primer verano de mi vida. No le sobraba nada, no le faltaba nada. Tenía lo necesario. Sigue siendo como entonces simple y austera, solo piel y hueso, tal como debe construirse también el espíritu. Se compone de una sola planta con un pasillo desde la puerta abierta a la arena hasta un pequeño patio trasero, con una habitación a cada lado. Las veces en que el mar se soliviantaba y comenzaba a invadir la playa, se le abría la puerta y se le dejaba pasar para recibirlo con la convicción de que es el amo absoluto del lugar cuyo derecho resulta insoslayable. Cuando decidía retirarse, se le despedía en el umbral hasta la próxima visita. Había dejado la casa lavada y desinfectada, con un aroma a alga y salitre que todavía invade mi memoria. Al ver con qué facilidad la reciente borrasca Gloria ha arrasado el litoral mediterráneo y se ha llevado por delante playas, paseos marítimos con sus farolas y palmeras, puertos deportivos, yates, puentes, salas de fiestas, restaurantes, bares de copas, construcciones, al parecer, tan débiles como lo son la prepotencia, el despilfarro y la codicia humana, vuelvo a pensar en aquella casa de pescadores, que ha desafiado también esta vez con éxito el formidable oleaje. La recuerdo humilde, tan limpia y natural como era entonces junto al mar la inocencia.

https://elpais.com

Cómo hacer el mejor café expreso, según las matemáticas

Científicos señalan la cantidad y la forma de los granos más adecuadas para obtener una bebida igual de fuerte y más barata

Cómo hacer el mejor café expreso, según las matemáticas

«En la industria del café se suelen usar muchos granos de café y ajustes de molienda fina para obtener la mezcla de amargor y acidez deseada, pero es impredecible y no sale siempre igual», dice el coautor Christopher Hendon, químico computacional en la Universidad de Oregon (EE.UU.). «Suena contraintuitivo –reconoce–, pero nuestros experimentos y modelo indican que podemos tener un buen producto y reproducible simplemente utilizando menos café y moliéndolo más grueso».

Aunque intervienen muchos factores y depende de los gustos, la norma habitual para preparar un expreso es moler una cantidad relativamente grande de granos de café (unos 20 gramos) lo más triturados posible. En principio, cuanto más molidos estén, más superficie queda expuesta al agua caliente y así se supone que aumentará el rendimiento de la extracción, es decir, la fracción de café molido que realmente se disuelve y termina en la bebida final. Pero el asunto no es tan sencillo.

Los investigadores desarrollaron un modelo matemático para explicar este rendimiento en función de variables que puede controlar el barista o experto en café (como la cantidad de agua y café seco, el grosor de los granos y la presión del agua) y compararon sus predicciones con los resultados de diversas preparaciones. Así se comprobó que moliendo tan fino como hace la industria se obstruyó el lecho del café, lo que reducía el rendimiento de la extracción, hacía que se desperdiciara materia prima e introducía variación en el sabor.

Tras muchos cálculos numéricos y miles de ‘tiradas’ de café, el equipo llegó a una receta donde se maximiza la extracción y se logra producir un expreso de sabor similar a otro. Para conseguirlo, una forma es moler más grueso y usar un poco menos de agua, pero otra es simplemente reducir la masa de café.

«Habíamos descubierto que con una masa de 20 g de café seco se podía preparar una sabrosa bebida de 40 g (la miden en gramos en lugar de en mililitros), ajustando una molienda muy fina de 1,3, lo que da lugar a partículas con un diámetro de unas 200 micras», explica Hendon a Sinc.

«Pero luego –añade–, tomando esta receta de referencia, comprobamos que al reducir la dosis de café a 15 g se podía aumentar la extracción total del café si se molía en fragmentos mayores, con partículas de unas 250 micras, es decir un 25% más grandes. Conociendo esto, no creo que quieras gastar 20 g de café si puedes obtener una bebida que sabe bien con menos cantidad».

Por tanto, los autores consideran que usar 15 gramos de café molidos relativamente gruesos para elaborar una bebida de 40 g es una proporción bastante buena, aunque siempre va a depender del barista o de los gustos del consumidor. Los expresos italianos, por ejemplo, utilizan tan solo 7 gramos de café, pero se sirve en muy poca cantidad en tazas muy pequeñas.

«En realidad nuestra propuesta, más que una única receta, es más bien un concepto», apunta Hendon, que recomienda a la industria experimentar: «Hay que encontrar la configuración de molienda que permita que el agua entre en contacto de forma uniforme con el café seco. Luego hay que modificar la masa de café o de agua para acceder al perfil de sabor que se desea, siendo capaz de reproducir los resultados y reducir los desechos».

Una mayor eficiencia en el uso del café ayudará a disminuir sus residuos en un momento en que los suministros desde las áreas de producción históricas están amenazados por el cambio climático. Pero además de los beneficios de sostenibilidad para la industria, aumentar el rendimiento de la extracción a través de las rutas que plantea el modelo también puede generar ganancias económicas.

Por ejemplo, al precio actual de los granos de café tostado, reducir la masa de café seco de 20 a 15 gramos por bebida representaría un ahorro de unos pocos miles de dólares anuales para una cafetería, pero ascendería a 1.100 millones si se considera toda la industria cafetalera de Estados Unidos.

Respecto a la aplicación del modelo en casa, el químico computacional considera que un usuario medio no se va a dedicar a preparar muchos cafés para determinar el punto más sabroso y estudiar como optimizarlo: «Simplemente comprenderá que existe una rutina para conseguirlo, y que sin ella pueden esperar variaciones en el sabor del café, independientemente de la habilidad del barista».

En cualquier caso, insiste: «Aunque existen estrategias claras para reducir los residuos y mejorar la reproducibilidad, no existe un punto de expreso óptimo obvio. Existe una tremenda dependencia de las preferencias de la persona que elabora el café. No damos una solución que funcione en todos los casos. Demostramos la variabilidad que existe en la preparación del café y proponemos métodos para superar este problema».

Inspirado en la electroquímica

El matemático Jamie M. Foster
El matemático Jamie M. Foster – Universidad de Portsmouth

Respecto al desarrollo del modelo para optimizar la preparación del café no fue una tarea sencilla. En un nivel básico, el rendimiento de extracción depende de cómo fluye el agua bajo presión a través de la masa de café molido. Pero esa masa está compuesta por millones de granos individuales de diferentes formas y tamaños, atascados irregularmente en un único lecho del filtro.

«Se necesitaría más potencia informática que Google para resolver con precisión las ecuaciones físicas y de transporte implicadas en este proceso en una geometría tan intrincada como un lecho de café», comenta otro de los autores, Jamie M. Foster, matemático de la Universidad de Portsmouth (Reino Unido).

Para superar este obstáculo, los investigadores recurrieron a una curiosa fuente: la electroquímica, comparando cómo la cafeína y otras moléculas se disuelven fuera de los granos con los movimientos que tienen los iones de litio a través de los electrodos de una batería.

Tomar prestada la metodología de los estudios con baterías condujo al modelo riguroso de extracción de café con el que el equipo –integrado también por científicos de Irlanda, Suiza y Australia– ha sido capaz de realizar predicciones potentes y comprobables con experimentos.

 

https://www.abc.es/ciencia/

Iris Humm, fotógrafa de la belleza de la calma, de la luz, de la sencillez

Todos hemos vivido preciosos momentos en los que hemos necesitado muy poco para ser felices; esos mágicos instantes en los que la luz dibuja el espacio y el tiempo con una suavidad que difumina los entornos y  propicia una sensación de paz que desearíamos que fuese eterna.

Nosotros con nuestros pensamientos en una mañana silenciosa desayunando en la cocina, una comida con amigos que se alarga hasta el atardecer en un soleado día de invierno o una conversación profunda en mitad de un viaje por carretera.

 

Iris Humm captura la belleza de la luz dando forma a lo que vivimos 1

 

Por tópico que parezca, los grandes placeres de la vida se encuentran en las cosas más sencillas, en esos microinstantes que tenemos al alcance de la mano y que nos hacen respirar muy profundo si tenemos la suerte de tomar conciencia de ellos en el momento que los vivimos.

A esa tranquilidad, que todos conocemos y todos hemos experimentado en algún afortunado momento, es adicta Iris Humm y, es tal su adicción, que se ha pasado los últimos años capturándola en hermosas fotos que son retazos de una vida soñada que produce síndrome de Stendhal.

 

Iris Humm captura la belleza de la luz dando forma a lo que vivimos 2

Iris Humm captura la belleza de la luz dando forma a lo que vivimos 3

 

Nacida en Milán, de padre suizo y madre franco-china, Humm ahora vive en Barcelona, ​​donde trabaja como fotógrafa y donde siempre está buscando algo por fotografíar y por vivir.

Los escenarios y las personas que captura, protagonizan escenas de la vida cotidiana, momentos de compartir risas, confesiones o experiencias, son los rostros de sus amigos y las cenas y comidas que disfrutan juntos.

Iris confiesa sentirse especialmente inspirada en Barcelona, ​​donde las montañas y el mar se encuentran en el tablero de ajedrez inconfundible que forman sus calles y sus edificios y, sobre todo, donde la luz inunda todo, las fachadas, la naturaleza, los colores de la ropa y el tono de la piel.

 

Iris Humm captura la belleza de la luz dando forma a lo que vivimos 4

Iris Humm captura la belleza de la luz dando forma a lo que vivimos 5

Iris Humm captura la belleza de la luz dando forma a lo que vivimos 6

 

La luz cálida de sus imágenes, nos hace sentir como en casa, en un refugio que es familiar a todos, como si nosotros mismos hubiéramos tomado esas fotos o vivido esos momentos.

Iris Humm comparte su diario fotográfico personal en Instagram y os invitamos a que le echéis un vistazo porque os van a dar ganas de vivir en algunas de sus capturas. Quizás, hayáis vivido en una de sus capturas.

 

Iris Humm captura la belleza de la luz dando forma a lo que vivimos 7

Iris Humm captura la belleza de la luz dando forma a lo que vivimos 9

Iris Humm captura la belleza de la luz dando forma a lo que vivimos 8

 

“Por tópico que parezca, los grandes placeres de la vida se encuentran en las cosas más sencillas, en esos microinstantes que tenemos al alcance de la mano y que nos hacen respirar muy profundo si tenemos la suerte de tomar conciencia de ellos en el momento que los vivimos”

 

Iris Humm captura la belleza de la luz dando forma a lo que vivimos 10

Iris Humm captura la belleza de la luz dando forma a lo que vivimos 11

Iris Humm captura la belleza de la luz dando forma a lo que vivimos 12

Iris Humm captura la belleza de la luz dando forma a lo que vivimos 13

 

Iris Humm: Web | Instagram

https://culturainquieta.com/es/foto/item/16413